Todas las entradas por joaquindpd

Mamá cumple cien años

Con permiso de Carlos Saura voy a utilizar el título de su magnífica película para escribir unas palabras sobre mi madre que, en este año, habría llegado a esa edad si el Alzheimer no nos la hubiera arrebatado muchos años antes de que nos dejara definitivamente.

Y ya que vamos de cine, hace un par de días estuve viendo, entre las lágrimas que me asaltan irremediablemente cuando algo me habla de esa terrible plaga, una buena película española, Vivir dos veces, magnífica y sencilla mirada sobre la enfermedad, muy bien interpretada y dirigida, sin aspavientos ni exagerados melodramas. Recordé también el tremendo impacto que me produjo la extraordinaria El hijo de la novia, que además me pilló por sorpresa, no conocía el argumento, pocos meses después de que ella nos dejara definitivamente. En esa película no solo veía a mi madre en la magnífica interpretación de Norma Aleandro, sino también a mi padre en la aportación sencillamente increíble del gran Héctor Alterio.

Estoy preparando un pequeño vídeo con imágenes de la vida de mi madre para el que cuento con la impagable colaboración de una de las personas cuya amistad más he valorado en los últimos años, la entrañable poeta argentina Silvia Tocco, que me va a prestar su voz en un poema suyo muy emotivo para mí: Las mujeres de la generación de mi madre. Por supuesto lo colgaré aquí para que puedan disfrutarlo quienes tienen la amabilidad de leer este modesto blog.

Mientras tanto, quiero escribir, reconozco que más para mí que para nadie, sobre ella, la fuerte, tierna, valiente, hermosa, generosa y divertida mujer a la que debo la que ya empieza a ser una larga existencia. Seguir leyendo Mamá cumple cien años

The Only Living Boy in New York

Hace tres o cuatro noches me llamó la atención este título de película en una de las plataformas de cine y series que parece que todos utilizamos ahora en Internet. Y lo hizo porque quizás es una de las canciones, la película utiliza como título  el de un tema de Simon & Garfunkel de los años 70, que más he oído en mi vida y, con seguridad, una de las primeras que escuché de verdad.

Tendría yo unos 14 años cuando mi tía Elvira, que estaba emigrada en Suecia con su familia, me regaló al venir de vacaciones en verano, un tocadiscos. Es difícil explicar lo que aquello significaba para un chaval de Caño Roto en aquella época. Puede dar una idea el hecho de que nadie entre mis amigos tenía ninguno entonces. Mi prima Caro, unos meses más joven que yo, tenía discos pero no un aparato donde escucharlos, por ejemplo. De hecho, mis primeros singles fueron los que ella me regaló junto con una de aquellas carpetas de plástico, estuches de discos lo llamábamos entonces,  donde guardábamos casi reverencialmente los pequeños vinilos de 45 revoluciones. Así fue como empecé a escuchar la música que ella apreciaba más, el soul: Otis Redding y su famoso muelle de la bahía, la cadena de locos de Areta Franklin o la fuerza irresistible de James Brown, más funky que soul pero…, ¿qué íbamos a saber nosotros entonces? Seguir leyendo The Only Living Boy in New York

…Y de Torroella a Girona.

Josep y Catalina tuvieron siete hijos, de los cuales sabemos que Antonio, que asistió como prócer habilitado a las Cortes catalanas de 1701 y 1713, recibió una demanda por derechos de herencia de la primera nuera de su madre, viuda del hijo habido en su primer matrimonio y fallecido sin descendencia:

    “Causa de Ana de Vives y Olmera y Razet, viuda de Juan de Vives de Ferrer Vedruna y Alió y Perantoni, de Barcelona, contra el noble Antón Pastors y Alió, vecino de 
Sant Iscle d'Empordà
    REAL AUDIENCIA, Pleitos civiles,13751 Fecha creación: 1720 – 1730”

Esto parece indicar que Antonio o Antón fue el hereu, aunque no Seguir leyendo …Y de Torroella a Girona.

Me duele Catalunya…, (que diría Ortega)

Por esas casualidades de la vida me encuentro investigando mis orígenes catalanes en los que me he remontado, hasta ahora, al año 1600 aproximadamente. Y esto coincide en el tiempo con la situación actual en Catalunya que todo el mundo conoce…, o no. Me explico, todos recibimos el bombardeo diario de datos, más o menos tergiversados según las fuentes, pero poco se habla o se analiza sobre las causas y el trasfondo de la situación. Solo aparecen el ofendido españolismo, por un lado, y el victimismo independentista por otro. y la pregunta que me hago desde mi profundo cariño a esa nación sin Estado en la que he vivido varios años y con la que tengo tantos vínculos es: ¿Por qué los catalanes se colocan siempre en el lado perdedor de la Historia? 

Seguir leyendo Me duele Catalunya…, (que diría Ortega)

De Enveig a Torroella

El paso de la familia del pequeño pueblecito de Enveig, en plenos Pirineos y que hoy pertenece a Francia, al lujoso palacio renacentista de Torroella costó un par de generaciones y algún matrimonio “afortunado”. La estrategia de emparentar con las principales familias norteñas, del norte de Girona, iniciada por el abuelo Geroni al casar a su heredero con una representante de la familia Códol, la continuó el propio Françesc casando a su hijo mayor con Teresa de Copons de Aiguaviva-Tamarit, una de las familias más influyentes de l’Emporda que llegaría a la nobleza titulada unos años después, y a su hija Françesca con Morer Antón Pera, un rico propietario del Rosselló. Pero el pequeño, Pére, obtuvo el premio gordo en esta política de alianzas matrimoniales, ya que emparentó nada menos que con los Descatllar, en la persona de María Doménega, una familia cuajada de nobles, militares e incluso algún obispo, cuyo linaje se remonta a los siglos XII-XIII.

Seguir leyendo De Enveig a Torroella

El general sí tiene quien le escriba.

El general repasó la carta que acababa de escribir. Sin firmarla, se acercó a la ventana del despacho, que daba a la fachada principal de la casa. Observó frente a él la escalinata de la catedral, en la que, en ese momento, apenas una docena de mendigos intentaban estimular la caridad de las pocas personas que subían o bajaban de la parte alta de la ciudad. Suspiró profundamente y volvió al escritorio.

Père María de Montserrate de Pastors y Sala y Cella, uno de los pocos mariscales de campo del Ejército español, un cargo en proceso de amortización en aquel momento, releyó una vez más el escrito y lo firmó con decisión. Secó su firma antes de doblar y lacrar el Seguir leyendo El general sí tiene quien le escriba.