Todas las entradas por joaquindpd

Hace dos años.

Hace dos años volví de Venezuela pocos días antes de mi cumpleaños. Era mi segundo viaje a ese país que ahora ya forma parte de mi mismo. Había viajado en enero con ilusión, pero también con la prevención con la que los años inevitablemente te cargan. El año anterior, durante una estancia de una semana en isla Margarita, había conocido a una mujer que me había impactado muy profundamente. Luego vinieron las charlas por Skype y la decisión de volver a su isla para explorar entre los dos hasta donde nos llevaba aquello que apuntaba entre nosotros. Hoy debería estar aquí, conmigo, si no hubiera aparecido el dichoso “bicho”. Espero que no tengamos que esperar mucho para poder estar juntos de nuevo. Mientras tanto, quiero recordar aquella vuelta con un vídeo que dediqué hace unos meses a un país bendecido y desgraciado como pocos. Y a ella, claro.

“Billy el Niño”

“Muere ‘Billy el Niño’ a los 73 años de edad por coronavirus”

"El expolicía Antonio González Pacheco, alias Billy el Niño, ha muerto a primera hora de este jueves a los 73 años de edad a causa del coronavirus. Destinado en su momento en la Brigada Político Social, fue investigado por supuestas torturas cometidas durante el franquismo y más de una decena de personas habían presentado querellas contra él el año pasado. Nunca llegó a ser juzgado por estos hechos."

Yo era un chaval de diecinueve años, de Carabanchel y él un “enano” que no tenía “media hostia”. Asi que cuando oí las palmadas detrás de mí y la cantinela de “¡Vamos, vamos, desalojando ya…!“, me volví, le agarré de las enormes solapas de su impecable chaqueta de última moda y le dije donde podía meterse las “palmaditas”. Debí de pillarle por sorpresa porque se limitó a abrir mucho los ojos y manotear en el aire durante unos segundos. Mis compañeros, que sí lo conocían, me hicieron soltarle rápidamente mientras me empujaban escaleras abajo. Entonces reaccionó como, supongo, era habitual en él: sacó una pistola de la sobaquera, eso sí, sin decir una sola palabra, y disparó dos veces al techo. Seguir leyendo “Billy el Niño”

Mis primeros recuerdos (I)

Mi primer recuerdo es una nevera. Una de aquellas de los años cincuenta redondeada en la parte alta, quizás una Hoover o una Westinghouse, de las que aparecían en las pelis americanas de los años 50 y que a mí, seguramente por mis escasos tres años, me parecía gigantesca. Pero además de que nunca había visto ninguna, cuando mi tía Angelita abrió la puerta, en aquellas bandejas había tres tartas, ¡¡TRES!! Y eso si que no lo había visto jamás y no volvería a verlo en muchos años excepto en los escaparates de las pastelerías (aquella Casa de las Tartas en el Camino de la Laguna ¡mmmm…!).

Recuerdo que los colores eran blanco, azul y anaranjado, supongo que de nata o merengue, Seguir leyendo Mis primeros recuerdos (I)

Pandemia

Después de dos semanas de confinamiento y de haberme preguntado a mí mismo sobre este asunto y leído bastante al respecto, tengo una opinión formada que no creo que varíe mucho de la que pueda tener cuando termine todo esto, aunque, por supuesto, me gustaría que hubiera evolucionado a mejor cuando llegue ese momento.

La pandemia está ahí, es indiscutible y es muy grave desde el punto de vista de las consecuencias letales. No tanto por el efecto del virus en sí, ya que lo más llamativo es su capacidad de contagio, sino por como afecta a las personas con problemas de salud previos, especialmente. Si no se hubiera actuado, habría habido un número de fallecimientos, probablemente, de un mil por cien respecto a los que va a haber (todavía queda mucho si hablamos a nivel mundial para considerarla controlada). Llevamos 34.000 fallecidos en el mundo a 30 de marzo. En cualquier caso, el resultado final será menor, probablemente, que otras muchas causas que no llegan a provocar nunca estas restrictivas medidas políticas y sociales, como el hambre (6,3 millones de niños en 2017), la falta de agua potable (se calcula que alrededor de mil niños mueren cada día por sus consecuencias), los accidentes laborales (dos millones de personas cada año), la propia polución (siete millones de fallecimientos anuales) o el tráfico (1.3 millones de muertes y más de 25 de afectados), por ejemplo. Y a nadie se le ocurre restringir el uso de vehículos o cerrar fábricas por esos motivos.

Seguir leyendo Pandemia

El genio ha vuelto.

El genio ha vuelto. Bob Dylan puso ayer a disposición de todos, a través de su cuenta de Twitter, su último trabajo, una composición original, después de ocho años sin publicar uno nuevo. Se titula MURDER MOST FOUL, algo así como Un asesinato inmundo, inspirado en el crimen perpetrado contra el presidente Kennedy que sigue pendiente de resolver en la mente de muchos ciudadanos del planeta. En el mensaje que lo acompaña, Dylan comenta:

“Gracias a mis seguidores por vuestro apoyo y lealtad durante todos estos años. Esta es una canción inédita que grabamos hace un tiempo y que os puede resultar interesante. Manteneos a salvo, manteneos atentos y que Dios esté con vosotros”.

En realidad es un poema recitado de 17 minutos pero es algo más, es la respuesta del genio al desconcierto actual, al miedo, la inseguridad y, por qué no, también a la estupidez y ceguera de muchos, incluido por supuesto el presidente Trump. No está inspirada en la actual situación pero refleja como anillo al dedo la amargura de observar como los poderosos, también en Europa, pretenden cerrar los ojos a la realidad, como hace doce años y como hace casi sesenta. Y en todos los casos para favorecer los intereses de una minoría.

Aquí os dejo el vídeo y, más abajo,  la letra en español y en inglés. God save the King.

Seguir leyendo El genio ha vuelto.