imagePor fin llegué a Buenos Aires. Toda mi vida he querido estar aquí, no me preguntéis por qué. Es una ciudad fetiche para mí. Después de pasar solo dos días en esta ciudad, la expectativa es aún mayor. Tengo la sensación de conocerla de toda la vida. Me acuerdo de Pilar con frecuencia porque le encanta la forma de hablar porteña, sobre todo cuando escucho algunas expresiones.

imageMe recogió en el aeropuerto una amiga de Fernando Barbero, Laura, muy amable, con un amigo taxista que me llevó a la ciudad y no me dejó pagar ni el peaje. El hotel es modesto pero muy limpio y muy correcto y la gente que lo lleva, él hijo de español exiliado en la Guerra Civil, son superamables. Eso sí, está al lado de la sede de los Soprano de Buenos Aires, supongo (ver foto de la Asociación Calabresa).

El primer día decidí tantear la ciudad y su reconocido enorme tamaño, así que me puse a andar en dirección a Plaza de Mayo, total unas diez paradas de metro. Vale pues destrozado, no tuve precaución con los pies y terminé un poco tocado. Menos mal que como no tenía prisa me tomé mi tiempo y la cosa no fue grave. Así que, en cuanto a las dimensiones de la ciudad, de momento, confirmado.

image

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.