El autobús tiene mucha mejor pinta en la foto que por dentro. Los asientos bastante desvencijados, no mucha limpieza y los niños durmiendo por el suelo. Lleno de cholitos y cholitas, muchos con ropa tíṕíćá´ý´éĺ´ŕéśto con la chupa, los vaqueros y la gorra de beisbol. Guiris pocos. Hay una cosa curiosa, como la comida es tan barata, poco máś´de un euro un plato hermoso de arroz con pollo, la gente come en las paradas de las carreteras, no va cargada con comida como veíá´éń´éĺ´viaje del año pasado. El personal es muy tranquilo, poco comunicativo, incluso menos que los chilenos, pero la verdad es que dormí´ḿúý´bien, muy cóḿódo, sin dolores de espalda al despertarme ni ninguna molestia. El viaje es una subida continua, aunque no se llega demasiado alto, Sucre está´á´2.800 metros, pero subes desde los 600 de Santa Cruz.

Aparte del contraste que supone para nosotros la mezcla de razas, la forma de vestir y una suciedad a la que no estamos acostumbrados, que se suplen ampliamente por la amabilidad, no exenta de timidez, de la gente, por lo demáś´śé´ṕúéden observar todos los contrastes posibles entre una poblacióń´ḿúý´joven que intenta aprovechar y utilizar todas las ventajas del mundo “moderno”, con un amor aparentemente muy autéńtico por las tradiciones, la máś´ĺĺáḿátiva la forma de vestir, especialmente en las mujeres. En cuanto al paisaje durante el viaje, nada muy llamativo mientras hubo luz. Quizáś´ĺóś´ǵŕáńdes cauces de ríóś´éń´éśte momento con no demasiada agua.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.