Hoy es mi santo y el Día de los Abuelos

No hemos sido nunca, en mi familia, de celebrar los santos, las onomásticas, supongo que influidos por el anticlericalismo de mis padres. En realidad, deberíamos hacerlo si siguiéramos la tradición catalana de mis antepasados, porque allí sí se celebran incluso más, a aveces, que el propio cumpleaños. Pero eso desapareció hace mucho tiempo, seguramente con mi bisabuela paterna y, con seguridad, con su hijo, mi abuelo, que se sentía más madrileño que la Cuesta de la Vega. No os cuento mi padre, que a pesar de haber nacido en Barcelona, por pura casualidad, parecía “escapado” de una escena de La Verbena de la Paloma. Yo nunca me acuerdo espontáneamente cuando llega el día. Hoy me lo ha recordado un amigo que me ha felicitado por whatsapp y todos los años suele ser así, alguien me lo recuerda y entonces soy consciente de ello. También he sabido que es el Día de los Abuelos. No sé si esto lleva mucho tiempo establecido pero hasta hoy no lo sabía. Y ya veis, eso sí me gusta.

Soy abuelo y me siento abuelo. Quizás no un abuelo muy tradicional, me interesa demasiado vivir mi propia vida como para vivirla en función de mis nietos y antes de mis hijos. Seguro que más de uno/a me considera un egoísta recalcitrante. Pero me gusta estar con ellos y disfruto viéndoles crecer e irse formando como personas aunque no los vea todos los días y, cuando viajo, me pueda pasar hasta cinco o seis meses seguidos sin verles. No importa. No van a heredar de mí mas que mi apellido, sobre todo el niño, y probablemente algunas historias que contar, pero sus padres lo están haciendo muy bien y algo habré influido, supongo.

No sabría explicar que es eso de ser abuelo, qué se siente exactamente al serlo. Es un amor profundo, desde luego, incondicional y muy fuerte. Genera menos angustias que el sentimiento hacia los hijos pero, quizás por eso, es más espontáneo y, sin duda, más divertido. También me hace entender mejor a mis padres. Yo les hablo mucho de ellos, porque los dos pequeños no les han conocido y la mayor apenas les recuerda.

Yo, a mi vez, recuerdo muy bien muchos momentos relacionados con ellos: cómo me enteré del primer embarazo de mi hija, hace ya diecinueve años, en el portal de la casa de mis padres y el abrazo que nos dimos después de hacerles a los dos una única pregunta, si eran felices; el nacimiento de la segunda, mientras completamente solo, de madrugada en la sala de espera de La Paz, lloraba desesperado porque me parecía oír las quejas de mi hija a través de la puerta del paritorio mientras me sentía dominado por una impotencia como no recuerdo otra similar, o la inmensa alegría de tener por primera vez a mi nieto en brazos mientras mi hijo nos miraba sonriendo, pero con los ojos hinchados por el cansancio y la falta de sueño. Y muchos más, claro.

Me gusta saber que hay un Día de los Abuelos. Quizás lleve muchos años establecido, pero yo me he enterado hoy. Poco después de pedir, a la Maestranza de Ronda, el expediente de Caballero de uno de mis antepasados, pero eso es otra historia. Felicidades.

Un comentario en “Hoy es mi santo y el Día de los Abuelos”

  1. Yo tampoco sabía del día de los abuelos, pero al igual que tú me gusta que se celebre, ser abuelo es algo muy lindo, yo tengo 5 y la verdad los disfruto cuando tengo la oportunidad de estar con ellos, estoy convencida de
    que le dan frescura a ésta etapa de la vida,además del amor y ternura , mucha alegria.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .