Ha muerto Juan Marsé

Otra desgracia para la cultura española. Nunca olvidaré el impacto de sus Últimas tardes con Teresa cuando lo leí siendo casi adolescente. Después he leído casi todas sus novelas y siempre ha sido un placer. Pero aquella historia que luego se llevó al cine con la bellísima y llorada Maribel Martín y el chulazo Ángel Alcazar (y la no menos bella Patricia Adriani), dirigida por Gonzalo Herralde, tiene una fuerza y un nivel de evocación que me hace volver a ella periódica e irremediablemente. Mi tocayo Sabina dice que él hubiera querido ser pirata, yo siempre he soñado con ser alguna vez ese Pijoaparte, motero, golfo y seductor, de barrio marginal y generoso a su estilo, al que la vida no le permite elegir pero que acepta su papel sin aspavientos y elegancia. Adéu Joan.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .