Los españoles tenemos una cierta tendencia a no diferenciar demasiado entre los distintos países, sobre todo los andinos o los territorios cercanos, pero son entidades muy distintas, con una Historia muy diferente, una evolución política y económica a veces diametralmente opuesta y unas costumbres no siempre similares. Todo esto aunque étnicamente, según las zonas, las diferencias no sean tantas, al menos aparentemente y para inexpertos en estos temas como soy yo, al menos. Chile da siempre la sensación de un país bastante organizado, respetuoso con el medio ambiente, limpio dentro de lo razonable, y con un ímpetu comercial muy destacado. Desde luego no es Argentina, eso esta claro, pero la impresión de vida, de juventud, de pujanza y de espíritu comercial se notan mucho, y Arica no es una excepción.

Tiene un puerto grande y con mucho movimiento, ya he comentado las enormes colas de camiones bolivianos que se acumulan esperando entrar a descargar y después el paso de frontera en el regreso. Pero también tiene una potente flota pesquera, algo muy chileno y que se nota en las ofertas de los restaurantes de la ciudad.

Aquí no he podido comer la fabulosa merluza de la Patagonia pero no he dejado de probar la gran especialidad, o especialidades, porque los hay de varios estilos: el ceviche. Tampoco el pescado frito muy bien rebozado, casi diría que al estilo andaluz. Y con el acompañamiento de sopas muy variadas, casi siempre de pescado o marisco pero con añadidura de maiz, maní, verduras variadas, yuca y un montón de tipos de patatas.

Como en Bolivia, lo mejor es comer en o alrededor de los mercados, al menos pensando en el precio, pero aunque la presentación no sea la de un restaurante de lujo, la calidad es mucho mas que aceptable, en general, claro. También aquí hay todo tipo de puestos de comidas callejeras, aunque como estamos junto al mar y en un clima templado, las ofertas no son las mismas, aparte de las consabidas empanadas que se ofertan en todas partes, muchas de pescado y de marisco. Me ha llamado mucho la atención la venta callejera de frutas combinadas muy frías en grandes vasos cerrados de plástico. Casi hay mas vendedores de frutas que de helados y si les sumamos a quienes venden zumos, jugos aquí, desde luego muchos más.

Y luego tiene la playa y todo el desarrollo urbanístico que se esta desarrollando alrededor. Como ya dije, la atracción no es tanto el baño en el mar como el surf y el windsurf, aunque hay de todo. Pero lo que no cambia es la construcción de hoteles, apartamentos y urbanizaciones, además de casinos, centros comerciales y toda la parafernalia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.