Realmente podría definir el viaje como un trayecto a través del desierto que solo acaba cuando llegas al valle de Arequipa, afortunadamente con muchos menos problemas en la frontera que en el paso a Chile desde Bolivia. La ciudad es la segunda de Perú, con un millón y medio de habitantes aproximadamente, rodeada de volcanes, que prácticamente no ves, porque están casi siempre cubiertos de nubes, y en la que, aseguran los vecinos de allí, se producen varios temblores diarios. He de decir que he estado una semana y no he notado ninguno, así que no se si exageran o realmente son tan leves que no se notan. La impresión cuando te acercas a la ciudad es de un lugar bastante caótico, con las consabidos barrios trepando por los montes cercanos y los ladrillos bien a la vista para que se sepa que no son casas de adobe, una especie de signo de distinción un tanto extraño porque produce la impresión de ciudad sin terminar o de acabar de padecer algún desastre natural. Pero la mayoría de las ciudades en Latinoamérica son así, con lo que ya no se sorprende uno.

Pero cuando llegas al centro de la ciudad, al casco antiguo, Patrimonio de la Humanidad, es otra cosa. Es una ciudad monumental y recogida a la vez, con grandes edificios y rincones escondidos que recuerdan mucho el origen de quienes la construyeron, porque constantemente , cuando paseas por ella, te vienen a la cabeza paisajes conocidos, eso si, con su personalidad y con la incorporación de multitud de elementos que la hacen mucho mas vistosa y colorida, el mejor ejemplo son las iglesias, su interior, la decoración barroca unida a la sensibilidad indígena y criolla. Un espectáculo vamos. Y encima en un lugar donde se superan difícilmente los 25º y apenas nunca se baja de los 10º. A unos 2300 metros de altura con poco mas de dos meses de lluvia al año concentrados en verano, enero y febrero…, menos este año, que imagino que ya todos sabréis los problemas causados por las inundaciones, también en Arequipa aunque no especialmente, solo ha afectado a algunos barrios, y que tiene a todo el mundo alucinado viendo llover en esta zona a finales de marzo. Esa ha sido la causa, o mejor dicho, los daños causados por las riadas en las carreteras, incluyendo la desaparición de algún puente, de haber alargado tres días más de lo previsto mi estancia en Arequipa. Al final tuve que salir en avión directamente a Lima, y aunque voy a recuperar algunos de los lugares que no visite la semana pasada, mi viaje al Norte esta totalmente descartado porque los problemas aun se mantienen.

Estas son fotos tomadas antes de la visita guiada, mientras paseaba por la mañana por el centro de la ciudad. Una costumbre que debería extenderse y de la que ya pude disfrutar el año pasado en Buenos Aires, es la de establecer, con apoyo de la municipalidad, una especie de servicio de visitas guiadas gratuito, solo se paga la voluntad al final del paseo, que ofrecen jóvenes estudiantes o recientes licenciados, generalmente en Historia y que se realizan andando, paseando la ciudad, visitando algunos de sus rincones y, en este caso además, algunos locales de hostelería donde te ofrecen, también gratuitamente, algunas de sus especialidades para que las pruebes, y que van desde empanadas a chocolate pasando por pisco-sauer o cerveza artesana. También visitamos una tienda de tejidos y prendas de alpaca obviamente prohibitivas, pero nos explicaron el proceso de elaboración de los tejidos de forma sencilla lo que no deja de tener su interés. Reconozco que al principio me pareció un asunto excesivamente comercial, pero luego pensé que Arequipa, obviamente, no es Buenos Aires y no deja de ser una forma de conocer también la ciudad. De hecho volví a alguno de aquellos sitios durante el resto de los días. El broche final es una visión de la Plaza de Armas desde los tejados de uno de los laterales de soportales, bastante espectacular. Lástima del clima, porque la vista del volcán Misti por encima de la catedral debe de ser una gozada desde ese sitio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.