Llegué a Lima bastante tarde, aunque sin mayores complicaciones porque me fueron a buscar los dueños de la casa donde me alojé esa noche. El barrio no era muy recomendable, pero estaba a tres minutos del aeropuerto y mi intención era intentar, al día siguiente, cambiar el billete de Lima a Cali para una semana antes, más que nada por las informaciones de todo tipo que indicaban que la situación en Lima, sin ser peligrosa ni desastrosa, si era problemática sobre todo por los cortes de agua que eran de casi 24 horas. Bueno, pues en contra de todas las previsiones la casa era estupenda, había agua, al menos a la hora que yo llegué, y la gente resultó ser de lo más amable y colaboradora. Al día siguiente, después de que la dueña de la casa negociara con un taxista por mí, se empeñó en hacerlo aunque el tramo era corto porque decía que con mi acento me iban a cobrar de mas, volví al aeropuerto pero para comprobar que el suplemento que me querían cobrar por el cambio de billete era más de lo que costaba el billete de ida y vuelta en sí. Naturalmente, visto lo visto, llame a un Uber, es una de las cosas a las que me estoy acostumbrando en este viaje cuando no tengo opción de andar o de usar transporte público, y me fui a la casa donde realmente pensaba alojarme en Lima, cerca del Estadio Nacional y el Parque de las Aguas, una zona media bastante aceptable.

Como había madrugado para intentar el cambio de billete tenia el día por delante y decidí dedicarlo a recorrer el centro de la ciudad. Como Lima es una ciudad de gran tamaño, teniendo en cuenta la propia municipalidad de Lima y las que se consideran barrios de la ciudad, aunque sean municipalidades diferentes, debe andar por los doce o catorce millones de habitantes, si no más, el paseo hasta el centro ya fue bastante considerable, una hora andando aproximadamente hasta la Plaza de Armas. El conjunto urbanístico conserva gran parte del legado colonial, no tanto la propia Plaza, solo una parte, pero si las calles y plazas de alrededor.

Pero el centro de Lima no tiene buena fama, es la zona donde se producen más atracos y asaltos de toda la ciudad. La opinión de los propios limeños resulta realmente llamativa, por lo negativa, respecto a los aspectos de seguridad. Yo lo que pude comprobar es que hay mucha policía por todas partes, armados con unos “instrumentos” que no parecen de juguete, patrullando en grupos y con una amplia representación de mujeres entre los agentes. Tengo que decir que, a pesar de moverme por zonas de grandes aglomeraciones, de mercados que parecen mas un zoco árabe que un mercado occidental, alguno de ellos auténticos laberintos, al menos aparentemente, no llegue a ver en ningún momento durante todo el día, ninguna situación conflictiva, comí en un sitio de comida casera criolla muy bien y muy barato y rodeado de gente modesta y algún oficinista , y lo que si pude ver fue miles de personas esforzándose lo indecible, empujando carros de madera cargados hasta los topes de todo tipo de cachivaches e intentando ganarse la vida dentro de sus posibilidades. Es verdad que, al menos para nuestra mentalidad, esa parte de la ciudad produce una sensación de caos total, de aglomeración sin mucho sentido y de ocuparse en un tipo de comercio que choca frontalmente con cualquier concepto actual de lo que nosotros entendemos como tal. Pero ¿que me decís de una peluquería de mujeres que además vende bebidas y tarjetas de teléfonos móviles? Para mi eso es pelear por la vida y tiene mucho merito. Es verdad, no lo puedo negar, la primera impresión, la impresión de ese primer día no puede dejar de incluir la palabra caos, especialmente si sumamos el trafico. Pero ¿alguien ha intentado cruzar alguna vez un paso de peatones en Nápoles? Pues no se diferencia mucho de intentar hacerlo aquí. Desde luego no es la impresión que me llevo de la ciudad, es solo la de ese primer contacto, la de ese entorno de lucha por la subsistencia, algo que, insisto, podríamos decir de la mayoría de las grandes ciudades del planeta. Pero como digo en el título, no siempre la primera impresión es la que vale.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.