Voy a aprovechar aquí, que es una entrada cortita, aunque el viaje en bus de este día para mi fue todo un descubrimiento, el del occidente colombiano, quizás porque venia de la sequedad casi desértica del sur de Perú. Hay que tener en cuenta que de Lima a Cali me he “saltado” como el que no quiere la cosa prácticamente dos países, el Norte de Perú que tiene poco que ver con el Sur, y Ecuador entero, además de pasar la famosa linea que hace que nuestros veranos sean sus inviernos y al revés. Bueno a lo que iba, voy a comentar lo que es una institución en todos estos países monopolizados por el transporte por carretera al no tener prácticamente vías férreas, otra razón para entender porque España no es el Reino Unido. Son las paradas intermedias con su cohorte de “responsables”, todos con carpetas, bolígrafos y uniformes anotando que todo vaya bien e incluso cobrando directamente no se que tipo de cosas, pero reciben a veces dinero claramente, también en las ciudades, y los puestos e comida y bebida con los vendedores ambulantes a la espera, que se suben a los autobuses a ofrecerte cualquier tipo de cosas, eso si, de comer y/o beber. Me he encontrado incluso quien ha pretendido venderme la salvación eterna, y más de una vez, pero no eran ambulantes, debían ser o compañeros de viaje que deciden hacer prácticas o gente que practica una forma de evangelización sobre ruedas muy curiosa. También he tenido muchos vendedores de sustancias para la salud, sobre todo para los problemas intestinales, que deben ser frecuentes y para los sexuales, que imagino que como en España, nadie padecerá. Solo faltaba.

Por lo demás el viaje fue un autentico espectáculo, lastima que las fotos sean en movimiento. Montañas verdes, valles inmensos, ríos de verdad, maizales, cafetales y montañas aun mas altas lastimosamente tapadas por las nubes en su mayor parte. También muchos pueblos, todos con su estación de autobuses, generalmente bastante decente, con edificios nuevos y casas antiguas, de ladrillo, pero muy poco adobe, por decir algo, ya en esta zona, muchos coches y, sobre todo, muchas motos, y talleres mecánicos para aburrir. Algún mercado mas tradicional y también, de vez en cuando, algún recinto de vacaciones, nada sorprendente teniendo en cuenta que aquí, el clima, debe ser mejor que el de las grandes ciudades que se encuentran a menor altura. En definitiva un viaje precioso para llegar a Medellín, del que disfrute todo lo que se puede disfrutar de un largo viaje en bus. Demasiado incluso para las circunstancias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.