Siempre he dicho, y seguro que me repito porque ya estoy mayor, que si no fuera porque parece que acaba de pasar por una guerra, la ciudad más bonita del mundo sería La Habana, vale, pues me reafirmo, pero añado que el recinto más bello que he visto hasta ahora dentro de unas murallas es Cartagena. Es que no sabes para donde mirar, fotografiarías uno por uno y una por una toda las casas y edificios. Pero además está la vida, el Caribe, esa forma de vender desde un vaso de plástico con trozos de sandía hasta cualquiera de los mil fritos dulces y salados que pueden llegar a ofrecerte. Y las plazas, y las vistas desde las murallas, y la lejana ciudad nueva como un pequeño Miami lejano al que, francamente, tampoco dan muchas ganas de acercarse excepto por el tremendo calor y la humedad que te hace pensar en la playa y en ese agua siempre a la temperatura perfecta. Y una información que no sabía, el barrio de Getsemaní, extramuros y no tan hermoso como el casco amurallado pero con edificios coloniales fantásticos que merecen al menos una mención. No sé que fotos escoger, tengo un montón, espero que las escogidas os acerquen un poco a la idea de lo que es esta maravilla que eso sí, como Sevilla sin ir más lejos y por hablar de otra de mis ciudades preferidas, hay momentos en el día que pueden ser insoportables si no te buscas un buen refugio.

Y para no agobiar con los mosaicos de fotos y que podáis tener más ejemplos de lo que es esta ciudad, el casco antiguo o la ciudad colonial claro, como queráis, voy a separarlos un poco.

Fueron dos días recorriendo la zona colonial y pasando muchas horas a la sombra, como los propios cartageneros, o disfrutando de los jugos y, sobre todo, de las propias frutas cortadas, especialmente sandía y melón. Lo único que empañó un poco la estancia es que la casa estaba muy lejos del casco y no facilitaba mucho la ida y vuelta, aunque no tienen mal sistema de transporte público, muy similar en toda Colombia. Y no voy a decir nada de las cartageneras? Pues sí, auténticos bellezones, como es habitual en este país, pero con la incorporación ya en gran cantidad de las de raza negra y las mulatas. Impresionante, pero ya no me impresiono así como así después. Lima, Cali y Medellín.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.