Observando el horizonte

el ocre se vuelve azul,

una mezcla de colores

que es la magia de la luz.

 

Por eso te sueño siempre

en un aura de turquesa,

como el mar que tanto amamos,

cuando te pienso…, impaciente.

 

La distancia enorme y mínima

que nos separa y nos une

nos desanima y alienta,

nos envuelve…, y nos da fuerza.

 

Sonríes en la pantalla

y te ofreces a mis ojos

como un espejismo vivo,

una realidad soñada.

 

Tus negros ojos velados

me miran sin verme ahora

me urge en silencio tu boca…,

y respondo ilusionado.

 

Azul…, azul…, mar y cielo,

horizonte en movimiento

como las olas y el sol,

como tu amor y mi vuelo.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.